domingo, 14 de diciembre de 2014

c: 4 ps

Capítulo 4:

Es sábado hoy es el baile, estoy dormida hasta que una dulce voz me levanta, es mi madre.
Levántate Mosa en 5 horas es el baile y aun no tienes vestido- dijo mi mama, me dice Mosa por hermosa pero no lo soy.
Mami! Sabes que no me gusta que me digas Mosa, y más porque no lo soy!-dije enojada
Para mi eras la niña más hermosa de este mundo-dijo ella abrazándome
Mama!!!!!!-dije
Ya anda levántate y ves a cambiarte-dijo ella.
Voy-dije levantándome
Me metí a bañar y puse en mi iPod Little Things, y pienso ¿Por qué no puedo ser perfecta? Me termino de bañar, me visto y me pongo pocito polvo.
Ya estoy lista Mama!-dije gritando desde el segundo piso.
Entonces vámonos _____!!!-dijo ella
Fuimos al centro comercial y empezamos a buscar mi vestido “perfecto” según mi madre, me probé varios, pero ninguno me quedaba bien! Me quedaban horribles! Hasta que mi mama encontró uno, era hermoso era así… Salimos de la tienda teníamos que buscar zapatos, peinarme, comer, comer no es una opción aquí pues hay puras hamburguesas, pizzas y cosas que engordan. Buscamos zapatos, me compraron zapatillas ya que no puedo usar zapato alto, fuimos a peinarme y maquillarme, mientras mi mama fue a comprar algo de comer, faltaba una hora para el baile y ya casi quedaba lista, comí una hamburguesa contra mi voluntad, después me encargaría de ella, a estábamos en la casa faltaban 30 minutos para que Miguel pasara por mi.
_____ iré con saldré con unas amigas, nos vemos no quiero que llegues noche, a las 11 estaría bien-dijo ella yéndose.
Bueno mami- le dije y se fue estuve viendo un rato tele Zapping Zone hasta que veo que eran las 7:30 y Miguel no había llegado pensé “debe a ver mucho tráfico” y ha de ser eso, eran las 8 no llegaba, así paso el tiempo y dieron las 10, entro a Facebook por suerte lo tenía, ya habían subido fotos del baile y ahí estaba Miguel, “estúpido” pensé todo era tan claro no quería ir al baile conmigo, solo fue una trampa, una lagrima broto de mí, él nunca quiso ir conmigo, saco mi vidrio, pero en eso llega mi madre.
No fuiste al baile-dijo ella
No mami no paso por mí-dije
Eso te pasa por fea y me en puja- dijo ella, tenía aliento de cerveza
Esta borracha-dije yo llorando
Si, y a ti que perra, tu solo eres un estorbo para mí-dijo ella sentándose
Seguía llorando, voy a la cocina, agarro un cuchillo, voy a donde está mi madre y le digo: “Ya no seré un estorbo para ti, te amo madre” lo siento Dios y me encajo el cuchillo, todo se vuelve borroso, oigo a mi madre llorar mientras llama a la ambulancia, pierdo el sentido, solo veo una luz blanca.