martes, 9 de septiembre de 2014

CAPITULO 25 CAPITULO FINAL

Capitulo 25.



— ¡Leah quédate quieta! –le ordene a mi inquieta hija mientras le ponía su pequeño gorro.

Leah ya tenia 4 años, era rubia con ondulaciones, sus ojos color miel idénticos a los de su papa, labios con forma también iguales a los de Justin, con una nariz perfilada idéntica a la mia. Sin decir mas, esa pequeña era la copia viviente de Justin, con algunas características mías.

—Mami, ¿podemos ir a comer helado? –pregunto mi pequeña jugando con sus deditos.

—Claro princesa –la tome entre mis brazos y bajamos las escaleras, y el viejo swaggy empezó a ladrar –Swaggy quédate, después te saco a pasear

El viejo perro se volvió a acostar en su cama. Deje a Leah en su asiento y fuimos a “IceCream Canadaliceus” habían de los mejores helados que pudieran probar.

—¿De que quieres tu helado pequeña? –le pregunto el chico, con un pintoresc gorro que tenia un cono de helado de fresa en su cabeza, como decoración.

—De mantecado –dijo con un hilo de voz tierno.

—¿Y usted? –pregunto alegremente.

—Igual –respondi con una sonrisa mientras le entregaba el dinero.

Nos dieron nuestros helados y nos sentamos hasta el final.

Despues de que te enamoras de alguien no hay vuelta atrás, llegas a pensar en que momento paso todo esto. El amor es como un arma de dos punta, con una punta estas feliz creyendo que todo va perfecto, mientras con la otra punta te va costando lentamente y dejando marcas “horribles”. Arrepentirse de todo no basta, porque cada vez que que lo vuelves a ver, su ojos, su boca, su cabello, todo, te vuelven a venir los recuerdos mas hermosos que alguna vez hayas podido vivir. Estar llorando todas las noches sintiendo que el te consuela, cuando en realidad es todo un espehimos, verlo en todas partes, es solo un espejismo. Querer recordar sus besos, sus abrazos, sus caricias, sus palabras, pero tanto tiempo sin sentirlas y oírlas, que se te borran de tu mente.

—Mami –la voz de leah me saco de mis pensamientos –Papi esta ahí
Apunto a mis espaldas, cuando dijo eso, miles de emociones se sientieron en mi estomago, sentí que mi corazón se iba salir de tan rápido y fuerte que iba. Voltee lentamente y algo temerosa y ahí estaba el, mi primer y único amor.

Estaba con dos niños, una niña de al parecer 11 años y un niño de unos 9 años aproximadamente y estaba 100% segura de que eran Jazzy y Jaxon.
Jazzy me apunto y Justin volteo con una sonrisa radiante, me levante lentamente de mi asiento y camine hacia Justin, el me imito, necesitaba sentirlo, sabes que no era uno de mis muchos espejismos.

—¿Justin? –pregunte en susurro.

—Julianna –dijo en mi mismo tono, tomo mi rostro entre sus manos y juntos nuestros labios en un lindo beso.

Sentir su presencia a mi lado cada dia, sus besos que eran los más dulces que algunas vez haya probado, sus caricias que me hacen sentir en el cielo. Todo comenzó el dia en que aquella “matona” me hizo bullying y por primera vez agradecía lo que hizo, si no, talvez nunca hubiera conocido a mi príncipe azul. La distancia hace que sientas mas amor por esa persona especial, sientes mas necesidad de verlo y eso hace tus sentimientos mas fuertes. Era verdad aquel dicho de “Si alguien es para ti, aunque el mundo entero se interponga, siempre será para ti” Justin era para mi, el era mio.

……..

—¿No crees que te vez un poco…sobrecargado? –pregunte con una ceja levantada y una sonrisa burlona.
Justin se encontraba lleno de purpurina, con estrellas en toda su cara y unos pequeños stickers de “Barbie” en toda su ropa.

—Recuerdame no dormirme cuando Leah y sus amigas estén en casa –me tomo de la cintura y me dio un beso.

—Siempre te lo recuerdo –rodee mis brazos en su cuello –pero siempre se te olvida.

—Pero nunca te llego a prestar atención, porque me haces olvidar todo cuando hablas, me lanzas un hechizo, haciendo que solo vea tus labios, eres tan perfecta para mi –dijo tiernamente mientras volvia a juntas nuestros labios en un maravilloso beso, me levanto enre sus brazos y me dio vueltas en el aire.

—¡Bajame Justin! –grite entre risas.

—Sabes ya que debes hacer ¿o lo olvidaste? –levanto una ceja.

—¡TE AMO JUSTIN BIEBER! –grite tan fuerte que talvez se oyo en todo el vecindario.

—¡TE AMO JULIANNA! –Grito de la misma manera.
5 años han pasado yo e estado co justin leah ya tiene 9 años y sigue siendo mi hermosa niña ahora estoy embarazada otravez ahora seran gemelas llevo 8 meses falta muuy poco para que nascan justin bueno hace un años 2, 3 dias nos casamos leah ahora va en la primaria ella no sufre bullying como yo justin se volvio mi esposo yo era fotografa pattie bueno ella tambien esta casada jaxon ahora tiene 14 años  y jazzy tiene 16 años jazzy es rubia y hermoza era modelo y es todo un estuche de monerias, jaxon el estaba en secundaria y quieria ser cantante igual que justin. Ahorita hace ya 2 meses encontraron una enfermedad sin cura casi no quedan sobrevivientes solo jazzy jaxon justin patti y jeremy la enfermedad se esparcio por todo el mundo ahora vamos en un carro directo a mexico hace poco nos encontramos un militar y nos dijo que en mexico hay comida y sebrevivientes asi que iremos a buscar a mexico. Justin le enseño a leha como matar un zombie y disparar un arma, armar y desarmar el arma, cargar un rifle. Ahorita a pasado otro mes ya son 9 emese 20 dias tengo gemelas y las cuida pattie. Ahorita se escuchan sonidos, estoy asustada estan todos aqui justin tiene un arma. Se esCUCHAN CADA VES MAS SERCA no se que hacer estoy asustada no se como reaccionar han pasado 3 dias despues de lo sucedido no se como hacerlo no se que hacer no se como  reaccionara ante esto estoy segura de que me odiara lo se pero creo que el me ubiera odiado aun mas si no ubiera pasado ...1 año. 1 año ha pasado despues de eso justin no me odia aun no hallamos nada hemos hido a muchos lugares fuimos a chernovil una ciudad intoxica y si hay esta la ciudad infestada la ciudad zombie. Ahora nos encontramos sin gasolina justin fue por gasolina leah bajo para estirarse esperen... que es eso?
-leah donde estas?- dije yo sin preocupacion penando que estaba escondida 
-leah? no me asustes cariño - mami¡ mami¡-escuche que grito mi hija
fui avanzando y creo que... no no no¡¡¡¡