lunes, 8 de septiembre de 2014

capitulo 24


Narra el asesino:
No discutí con justin sobre que esa niña entrometida se quede en mi casa, será una manera interesante de saber si es a ella a la que busco, además, supongo que podre divertirme, me asegure de que viera exactamente donde queda mi despacho, se que tarde o temprano le ganará la curiosidad y entrará, es ahí donde pondré en marcha mi plan.

Fin de la narración

La noche transcurrió lo mas tranquila posible, ninguna de las personas que se encontraban ahí podían dormir, cada quien por sus propias razones, en la mañana ____(tn) decidió levantarse primero que todos y hacer el desayuno para los hombres de la casa, a los pocos minutos bajó Jeremy que con su típica sonrisa fingida dio los buenos días a ____(tn) esta le contestó de igual manera.

-buenos días- mientras le servia el desayuno y le acercaba el plato-
-buenos días, dormiste bien?-
-si, gracias, y usted?-
- igual-

Ambos se odiaban, eran hipócritas el uno con el otro, mas sin embargo se trataban lo mejor posible, momentos despues baja justin, que sin decir absolutamente nada se sienta en la barra con una sonrisa.

-hola preciosa- dijo justin
-buenos dias - le contestó ella
- otra vez tengo que irme- dijo esta vez Jeremy- gracias por el desayuno linda- se retiro de ahí dejando a ____(tn) y a justin solos.
-lamento dejarte sola pero yo también tengo que irme- dijo justin apenado- no te molesta?-
-por su puesto que no, solo ten cuidado- justin le dio un beso a ___(tn) que no podría describirse como solo un beso de despedida o uno inocente y lindo. Justin se fue con una sonrisa mas grande que con la que había despertado.

ella espero que se alejara con su auto para poder hacer lo que quería desde un principio, se dirigió a la habitación donde había visto a Jeremy entrar, la puerta estaba abierta lo que la extraño un poco, no creía que Jeremy fuera tan distraído como para dejar la puerta sin seguro y mucho menos que le tenga tanta confianza, no despues de que la amenazó en la fiesta de su hijo. En cuanto entró visualizo un lugar normal, no había nada sospechoso, se adentró mas en la habitación para acercarse al escritorio que se encontraba, había muchos papeles, muchos de ellos en folders coloridos pero solo uno le llamó la atención, uno que estaba apartado del montón sin titulo alguno, lo abrió y en ese instante sintió una corriente recorrer su cuerpo, todos esos papeles dentro de ese folder hablaba de ella, tenia fotografías saliendo de la escuela, con tus amigos, y una dentro de su habitación, abrió los ojos sorprendida, Jeremy la había estado vigilando y ya sabia donde vivía, esto significaba que era muy probable que supiera su identidad, dejó el folder donde estaba y busco entre los cajones del mismo, todos estaban con llave, pero eso no la detendría, usó uno de los tantos trucos que le enseñó Andrew, en unos segundos ya había abierto el pequeño candado del primer cajón izquierdo, ahí tenia varios documentos también, tenia un partado con pequeñas fotos de las caras de hombres, algunas de ellas estaban tachadas, no reconocia a la mayoría pero si a alguien en especial, el señor leandro, la fotografía estaba tachada, al parecer erán sus victimas los protagonistas de ese cajón, tomó ese folder y se dispuso a salir de ahí lo antes posible.

Trató de que todo lo que había movido quedara justo como estaba, escondió ese folder dentro de sus cosas personales para que nadie mas lo encontrara esperando de que Jeremy no notara la ausencia de este. Bajó a la sala de estar para tranquilizarse un poco despues de sus grandes descubrimientos, fue sospechosamente fácil, sabia que algo malo pasaría, pues como el hasta ahora sospechoso responsable de tantos asesinatos podría dejar la puerta abierta, respiró profundo y serró por un momento los ojos, los cuales no se pudieron volver a abrir ya que alguien se los había tapado con un pañuelo, en cuanto notó ese brusco movimiento la tomaron de los brazos evitando que se lo pudiera quitar, se exaltó y empezó a gritar.

-quién está ahí?!- nadie contestó, solo sintió que le amarraban las muñecas con una cuerda- conteste!-
-tranquila linda- ella se estremeció al escuchar eso cerca de su oído, esa voz le parecía conocida, pero por alguna extraña razón no podía recordar exactamente a quien pertenecía esa voz tan estremecedora.