lunes, 8 de septiembre de 2014

capitulo 18

capitulo 18

Alexia me llevó hacia una pequeña camioneta negra, ahí estaban oras personas, tres hombres, para ser precisos, uno se dedicaba a conducir, mientras que otros dos se ocupaban manejando un equipo que tenia cámaras y micrófonos, supongo que trataban de atrapar a un criminal y lo mantenían vigilado, alexia se sentó en el asiento del copiloto y yo me dispuse a estar junto a los dos hombres de las cámaras.
-hola, soy Larry y el es John- me dijo uno de los hombres sonriente-
-hola, soy ____(tn)- les dije de la misma forma, los dos hombres se miraron mutuamente para después decirme al unísono – lo sabemos-
- lo saben?- les pregunte creo que ellos me dirían porque todos se comportaban asi con migo-
-por supuesto, todos hablan de ti- lo mire atentamente para que siguiera hablando- la pequeña niña de 16 años que logró entrar en el caso mas importante del momento-
- a si?- le dije-
-si, todos harían cualquier cosa por estar en tu lugar, siendo medio de la investigación haciéndolo de incognito, dime, que se siente?-
- valla, eso lo explica todo-musité- en realidad no sabria que decirte, solo socializo con otra persona de mi edad- le dije a ese hombre alto con la pequeña barba castaña- pero… a donde vamos? Nadie me lo ha explicado aun-
-ah, bueno, ahora nos dirigimos al banco del centro, ahí se espera que lo asalten, hemos estado siguiendo la huellas de este hombre durante meses y encontramos el patrón de sus asaltos-
-y que se supone que voy a hacer yo?- pregunté-
-tu vendrás con migo- me dijo alexia volteando a verme desde su asiento- entraremos al banco y ahí esperaremos a que el ladrón entre, cuando le ordene a la cajera que le de el dinero y que todos estén en el suelo nosotras nos encargaremos de el, entendido?- yo estaba por preguntarle como es que nos encargaríamos de el pero ya era demasiado tarde, ella ya había salido de la camioneta y estaba entrando al banco, yo no tuve mas que seguirla… sentía que los nervios me comían viva, como es que atraparía a un criminal sin salir herida o algo por el estilo sin estar completamente preparada para ello?
Me quede parada en medio del banco mientras que las demás personas que entraban me rodeaban para poder pasar, alexia me hiso una seña de que me quedara junto a ella por lo que la obedecí.
-alexia-le dije-
-si?-
-como es que…- no alcansé a terminar de de preguntarle pues me estremeció el sonido de un balazo, voltie para ver de quien se trataba y eso provenía de un hombre con una pistola apuntando hacia el techo – TODOS al suelo!- gritó y al instante lo obedecieron en menos de cinco segundos ya todos estaban en el suelo, unos atónitos, otros nerviosos incluso unas personas rezaban, yo solo me dedicaba a verlos, el hombre ya estaba amenazando a la cajera, miré a alexia y ambas asentimos con la cabeza para que al mismo tiempo nos levantáramos sigilosamente, yo saque mi arma de mi bolso y me arme de valor.
-suelta el arma y pon las manos en alto- le dije fríamente apuntándolo con el arma por la espalda, el volteo y al mirarme solo sonrió-
-pero si es una niña- me dijo- no me haras daño-
-claro que si, suelta el arma y pon las manos arriba- le volví a repetir esta vez mas alto y apuntándolo hacia la cabeza, en realidad no sabía que estaba haciendo, donde está alexia cuando la necesito? Pensé, el hombre al ver mi mirada de has-lo-que-te-digo-o-te-arrpentiras me obedeció, ya era un avance-
-veo que tienes agallas, podrías unirte a mi- me dijo en voz baja para que yo solo lo escuchara-
-pero que propuesta mas estúpida- le dije, el cambió su mirada rápidamente, al parecer lo havia hecho enojar mas, hiso un movimiento rápido y saco otra arma y me apunto a mi tal y como yo lo hacia con el-
-baja el arma- le volvi a repetir pero se quedo quieto mirándome fijamente, yo tras un acto de desesperación sin soltar el arma de mi mano y sin dejar de apuntarlo logré patear sus manos de tal forma que su pistola cayera al suelo y quedara sin protección el me miro sorprendido lo cual yo aproveché para tomarlo del brazo y darlo vuelta de tal forma que le quedaran ambas manos en la espalda, pero el fue mucho mas fuerte y logró safarse y al hacerlo me empujó contra la pared, sentí como el dolor se apoderaba de mi el dolor se extendia desde mis espalda hasta mi pecho, solo pude musitar un quejido, observé como alexia se acercó a el hombre pero este ya estaba tan frustrado que con tan solo un empujón logró desaserse de ella, como si se uviera convertido en huracán, vi a alexia que estaba en peores condiciones que yo, desvié mi mirada a mi costado y se encontraba una señora con su pequeño hijo de 5 años mas o menos, esa imagen me dolio demasiado, mucho mas que el dolor que me causaba el golpe,me recordó tanto a mi mamá, creo que es por eso que no me importo nada mas, no hiba a dejar que ese hombre ni nadie mas causara mas daño, me arrastré hasta donde havia caído mi arma y mientras veía como ese hombre pateaba sin piedad a alexia y con su pistola en su mano le apuntaba justo al pecho, tres segundos despues solo se escucho una bala, todos gritaron nuevamente en el lugar, la policía al escuchar lo mismo entró, se llevan a el asaltante en una camilla,no pudoa creer que le había disparado, rápidamente me acerqué a alexia para ver si se encontraba bien –alexia…- ella me mira, asiente con la cabeza y me regala una sonrisa como queriéndome decir buen-trabajo- salimos del lugar y unos paramédicos la atendieron, yo dí un fuerte suspiro, eso fue aterrador, aun no entiendo de donde saque tanto valor, aun no se como fue que pasó todo esto, todo fue demasiado rápido…
Miré a mi alrededor y las personas que una vez habían ido al banco solo por algún compromiso, se encontraron con una desagradable sorpresa, esa imagen se les quedaría grabada por el resto de su vida al igual que yo. Después de ese momento algo traumático me llevaron a mi casa, debo confesar que no pude dormir, las escenas del asalto se repetían constantemente en mi mente. Cuando estaba a punto de conciliar el sueño, justo antes de serrar mis ojos veo a una persona parada frente a mi, eso me asusto demasiado asi que me senté en la cama rápidamente, pero al hacerlo ya no había nada…